Title Image

consultoría de sostenibilidad | el reto y la oportunidad de hoy

Existe un acuerdo social claro sobre la necesidad de reducir los impactos de nuestra actividad en el medio ambiente. Fruto de este acuerdo, la descarbonización y circularidad de la economía se han convertido en objetivos estratégicos aceptados desde las instituciones por gran parte de la
humanidad.

Por este motivo, algunos retos de hoy serán requisitos mañana. Algunas de las preocupaciones actuales de la sociedad quedarán reflejadas en el futuro en forma de requisitos y regulaciones que definan el camino ancho de un rumbo colectivo. Alinearse con estos retos se ha convertido para muchos, aparte de en un ejercicio de liderazgo social, en una estrategia de optimización de recursos y garantía de valor futuro.

En este contexto, la edificación aparece señalada como una gran causa y también como una gran oportunidad. la edificación es una de la mayores producciones humanas y por ello representante de gran parte de su impacto. La edificación es responsable de un porcentaje muy alto del consumo de energía global, de las emisiones de CO2 y del volumen de residuos. Modificar el rumbo de la edificación es estratégico para modificar el rumbo de la actividad humana hacia un modelo sostenible. Y en este contexto la arquitectura, como disciplina intelectual de la edificación, debe ponerse al frente y ofrecer soluciones que concilien las preocupaciones tradicionales con los grandes retos de nuestro momento.

En trasbordo ofrecemos consultoría e innovación en soluciones de sostenibilidad de la edificación, para enriquecer y guiar la ideación y alinear los objetivos de los promotores con los objetivos globales, con la convicción de que todo acto edificatorio puede suponer, con sus propios recursos, un paso al frente en la definición de un nuevo rumbo.

Para la certificación de la sosteniblidad ofrecemos servicios de consultoría y evaluación para la obtención de las certificaciones DGNB, Verde y LEED. Las herramientas de evaluación para la certificación son mecanismos que cuantifican de diferentes modos la reducción de impacto en las áreas medioambiental, sociocultural y económica, algunas de ellas en todo el ciclo de vida de la edificación. Son hoy mecanismos reconocidos por la mayoría de fondos de inversión como certificados de calidad de la edificación para evaluar transacciones, y por parte de las administraciones públicas como garantía de alineación con las políticas europeas y por tanto, en ocasiones, constituyen requisitos para la adjudicaciones de proyectos y para la colaboración de las administraciones.